De qué huimos, qué perseguimos


Comentario del Club de Lectura de La boca llena de tierra

Comentario del jueves 16 de diciembre en el Club de Lectura de Roncal. Para  finalizar os colgamos “Ausencia” de Goran Bregovich prologista de la obra.¡Que lo disfrutéis!!!

De qué huimos, qué perseguimos

Hemos leído esta vez el libro La boca llena de tierra.

El libro es tremendamente original al ser su tema principal una dinámica, aquí no leemos sobre la profundidad psicológica en los caracteres, ni recreación en la trama, lo que aquí se narra es una dinámica humana, que todos reconocemos e identificamos: el Odio, en todas sus variantes y posibilidades: la aversión, el rechazo, el miedo.

Los personajes son simplemente los polos opuestos de ese movimiento, de ese fluir. En un extremo el personaje que rechaza, que huye, en el otro extremo los personajes que buscan, que persiguen. Siempre en una baile equidistante y futil, que nunca está encaminado a fusionarse sino que su destino es mantener la distancia y la tensión entre sí. Es una dinámica humana que todos reconocemos e identificamos. Además propone dos variantes, el odio íntimo y el odio colectivo: hay una contraposición entre la aversión de uno mismo hacia su interior (el personaje que rechaza su enfermedad y prefiere morir) y la aversión de la masa comportándose de forma impune y anónima siempre sedienta de un enemigo externo a quien poder atribuir el ser las causa de sus males.

La dinámica de la huida sucede en un lugar arquetípico: el tren que conduce a la ciudad se deja de lado y se atraviesa el bosque. Y es en ese bosque donde tiene lugar la catarsis. El que ha emprendido la huida siente el peso de la amenaza sobre si mismo (la enfermedad, la muerte), mientras que desde fuera los otros humanos interpretan la huida como una declaración de culpa, empieza entonces el baile de la persecución. Para uno mismo los otros son su amenaza, para los otros el extraño individuo que irrumpe en el bosque es la amenaza. Así la amenaza teñida de odio y sospecha mutua es el tema metafísico de este texto.

El nudo de la situación de la intuición básica del perseguido de que “Tenía que irse con el amor, no con el odio. La fuerza no era de encono, sino de la más bella desesperación” (pág.35) y de ese modo logra transformar la huida y la persecución, primero frenándola con su propio odio, y luego trascendiéndola con el amor hacia ese momento. Así la búsqueda de su salvación en el bosque se le revela “descubriéndole que el sentido de la existencia humana estaba antes que nada, en el amor y en la belleza, es decir, en todo aquello que en esa imagen fea y ya palidecida de su vida ya no existía” (pág.72).

En resumen se trata de un un texto inquietante que provoca tras su lectura la atmósfera de todo aquello que nos es extraño y confuso, pero tras lo lo que intuimos una verdad sólida y brutal, irrefutable y necesaria.

Para finalizar os colgamos “Ausencia” de Goran Bregovich prologista de la obra. ¡Que lo disfrutéis!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s